Croacia – Trogir

Trogir nos llevó una experiencia bastante curiosa. Después del viaje largo, queríamos usar el baño. No había problemas con encontrarlo, sin embargo allí se nos ocurrió algo que vamos a describir aquí como una curiosidad. Al principio una mujer en los excusados públicos nos informó que teníamos que comprar un billete, que costó 5 kunas, al mismo tiempo nos enteramos de que no usaríamos los servicios, si perdíamos el billete. Luego la mujer salió, tomó nuestro billete, lo perforó, es decir lo picó y después de esas formalidades pudimos hacer pis. Y allí voy a terminar en cuanto al este tema.

Nos fuimos a ver el Casco Viejo. Las periferias de la ciudad con muchos canales no daban la impresión de que esta era la ciudad más bella de Croacia (como aseguraba la guía) – pero esto eran sólo las apariencias. Cuando llegamos al Casco Antiguo, revisamos nuestra valoración.

En el centro está situado el mercado municipal, lugar donde durante muchos siglos se encontraban todos los habitantes para tomar decisiones colegialmente importantes que concernían ellos mismos, su ciudad o para ejecutar las sentencias de los condenados. Generalmente, en Trogir no había prisiones y el sistema penitenciario fue el más eficaz en toda Europa. Dentro de la logia municipal, situada cerca de las 6 columnas famosas ornamentadas por Nikola Firentinac, hay un lugar con un anillo de metal sujetado a una pared de cal. Una persona que cometía un delito fue atada de manos a este anillo con la descripción del delito en su frente. Esta persona tenía que estar de pie así durante todo el día en el bochorno del sol, puesta a la vista de todos. Después de tal día, obtenía hoja de expulsión sin derecho de volver a la ciudad. De esta manera, la ciudad se limpiaba de delincuentes sin gastos para las cárceles o alimentación de los condenados y además, a los malhechores no se hacía daño.

En la parte oriental del Casco Viejo se encuentra un templo románico que fue construido durante unos cientos de años, sin embargo, ahora constituye una perla arquitectónica de Croacia – es la Catedral de San Lorenzo. Probablemente su parte más bella es la portada principal – esculpida en piedra por el maestro Radovan en el año 1240. En sus ambos lados se ven leones de piedra y figuras de Eva y Adán. La catedral tiene 3 naves, separadas por unas columnas macizas. Se puede notar allí tanto elementos góticos, por ejemplo las bóvedas de crucería o rosario en la fachada, como elementos barrocos, ante todo el altar con pinturas bellas y esculturas de los artistas principalmente italianos. En el tesoro de la catedral, al que la entrada es de pago, se puede ver una colección de equipo litúrgico interesante, unos manuscritos medievales y también un tríptico gótico hecho del marfil. Desde el campanario de 47 metros se puede admirar el panorama de la ciudad.

Generalmente, hay unas iglesias más para visitar. En cada uno se puede descubrir algo interesante: la Iglesia de San Juan Bautista del siglo XIII con la exposición de pintura procedente de los siglos XIV-XVII, la Iglesia de Santa Bárbara de los siglos IX-X o por ejemplo una iglesia gótica de San Domingo con una sola nave y una portada interesante datada del año 1372. Sin embargo, es el hecho que Trogir no es un lugar para detenerse durante un tiempo más largo. Vale la pena estar allí, vale la pena visitar estos algunos monumentos, pero no es para enamorarse y volver después de años.

O Marek Falkowski 62 artykuły
Marek Falkowski – Specialist in the field of new technologies and IT security. Author of numerous opinion-forming articles about politics, business and technology. In his daily life he implements IT solutions for the public administration. Expert in the field of data protection with particular focus on personal data and classified information.

Bądź pierwszy, który skomentuje ten wpis!

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany.